Bruselas aprieta a España con la reforma laboral: «Vigilaremos que cumple con lo pactado»

Bruselas aprieta a España con la reforma laboral: «Vigilaremos que cumple con lo pactado»

La Comisión Europea irrumpe en la semana decisiva de la reforma laboral para recordar al Gobierno que lo pactado con los agentes sociales tiene que ser «consistente» con lo que se prometió a Bruselas a cambio de recibir la lluvia de fondos europeos con los que impulsar la recuperación económica y transformar el sistema productivo. Básicamente: mejorar la flexibilidad del rígido mercado laboral español fomentando la movilidad de los trabajadores y frenar el extendido uso de contratos temporales por parte de las empresas.

Este toque de atención ha venido firmado por el comisario de Economía, Paolo Gentiloni, y llega en plenas negociaciones entre el Ministerio de Trabajo, sindicatos y patronal para lograr un acuerdo de reforma antes de que acabe el año. Pero no vale cualquier pacto. «Somos conscientes de las intensas discusiones con los agentes sociales y esperamos para ver el resultado de este proceso. La Comisión evaluará la consistencia de la legislación introducida en esta reforma con los compromisos adquiridos por España ante la Unión Europea», señaló el alto cargo europeo durante su participación en el acto Europa Verde y Digital organizado por El Mundo en Madrid.

Gentiloni fue incluso más allá al advertir de que la reforma laboral solo lograría su objetivo si logra «el correcto equilibrio entre seguridad y flexibilidad», satisfaciendo las expectativas tanto de los sindicatos, que quieren reforzar la cobertura de los empleados con respecto a la reforma Báñez del año 2012, como de las empresas que piden cierto margen para poder ajustar sus plantillas a la nueva realidad posCovid.

Lo cierto es que las distintas partes sentadas en la mesa de negociación se muestran ya mucho más optimistas sobre la posibilidad de alcanzar un acuerdo en los próximos días, aunque intentan despejar la presión tanto de Bruselas como del propio Gobierno, que no contempla otra opción que no sea que el texto sea aprobado la próxima semana por el Consejo de Ministros.

En esta línea, el presidente de CEOE, Antonio Garamendi, ha señalado esta mañana que si hay consenso, los flecos podrían cerrarse a lo largo del mes de enero. «Estamos trabajando, tenemos abiertas las mesas, quedan horas, quedan días, se va avanzando, pero hoy por hoy, en este momento, está también la mesa reunida y no me gustaría adelantar nada, se sigue avanzando», ha manifestado durante su participación en un acto este lunes en Bilbao.

Coincide en el mensaje de optimismo el secretario general de CCOO, Unai Sordo, quien asegura que «las posibilidades de que haya un acuerdo tripartito son mejores ahora que hace una semana». «En las últimas fechas, en los últimos días, se han producido avances en la negociación que hacen posible que, a lo largo de esta semana, vayamos a resolverlas», ha dicho Sordo en una entrevista en el Canal 24 Horas, recogidas por Europa Press.