El calvario de Kylian Mbappé en sus últimos meses en el PSG: "Lo que he vivido no se lo deseo a nadie"

El calvario de Kylian Mbappé en sus últimos meses en el PSG: "Lo que he vivido no se lo deseo a nadie"

Kylian Mbappé se siente «liberado, aliviado y orgulloso» de su fichaje por el Real Madrid, así lo aseveró este martes en su primera comparecencia pública como jugador merengue. No es para menos, pues el galo, que dio calabazas al quince veces campeón de la Champions League hace dos veranos, ha vivido meses muy complicados y con muchas presiones en el Parque de los Príncipes.

Así lo relató en su aparición pública durante la concentración de la selección francesa para la Eurocopa de Alemania de 2024, sin dejarse muchos detalles de todo lo que tuvo que aguantar antes de rubricar su firma en el contrato ofrecido por el Real Madrid.

«[En el PSG] ]Me hicieron entender que no jugaría, me lo dijeron a la cara, me hablaron con violencia. Luis Enrique y Luis Campos me salvaron. Sin ellos no habría vuelto a pisar el terreno de juego. Esa es la verdad, y por eso siempre he estado tan agradecido al entrenador y al director deportivo», reveló el delantero en una rueda de prensa durante la concentración de la selección francesa.

Sin embargo, defendió que «no era infeliz» en el PSG. «Estaría mal decir que sí. Hay cosas que me hicieron infeliz, pero hay cosas que no se pueden mostrar porque yo era un líder y no se sigue a alguien que está deprimido», explicó algo enigmático.

«Sería un poco cabrón venir a escupir y decir que fui infeliz en el PSG, pero allí hubo cosas que me hicieron infeliz y no me conformaría con un año así. Hay mucha presión, pero hay cosas más serias en la vida. Esto sigue siendo fútbol. Me pagan mucho dinero por jugar al fútbol. Hay gente que cobra mucho menos por trabajar en fábricas. Es bastante inapropiado que yo, Kylian Mbappé, me queje cuando en el mundo ocurren cosas horribles», agregó.

Aún así, se pudo ver a un Mbappé «contento» y «feliz» ante los medios, aunque en «el final de temporada» haya «jugado bastante menos». «Todo el mundo sabe por qué he jugado menos. Pero es así, hay que adaptarse. Para mí no va a ser una excusa para la competición. Me voy a preparar físicamente y recuperar la mejor forma posible. Mi objetivo es ayudar a Francia a conseguir esta Eurocopa», manifestó.

No voy a ganar partidos por sonreír

«Un hombre feliz tiene más posibilidades de jugar bien. No habrá excusas para los partidos que he jugado ni los que voy a tener. Estoy muy contento y ahora, no porque sonría, vamos a ganar partidos. Ahora llego más sereno a los partidos», celebró el galo, ahora liberado y con la Eurocopa de Alemania entre ceja y ceja.