El delirante (y fascinante) mundo de las “micronaciones”

Una micronación no es un país real, pero a veces estos estados simulados cobran vida propia y llegan más lejos de lo esperado.

Deja una respuesta