El número de parados apenas se ha reducido en 163.000 personas durante el Gobierno de Pedro Sánchez

El número de parados apenas se ha reducido en 163.000 personas durante el Gobierno de Pedro Sánchez

Datos de Eurostat España sigue siendo el país de la UE con más paro y duplica la media europea

España sigue acumulando datos, hitos y récords muy preocupantes en torno al desempleo. Por ejemplo, que, por sexto mes consecutivos, es la economía europea con una mayor tasa de paro. Además, duplica las cifras medias europeas de desempleo y la economía española es responsable ya de tres de cada 10 parados que se registran en el conjunto de los 19 países que conforman la Eurozona. Si se observa con el resto de potencias europeas las cifras son igualmente sonrojantes, y si la comparación se hace sólo con Alemania el resultado es devastador: España tiene casi dos millones más de parados a pesar de tener 36 millones menos de habitantes.

El Gobierno presume siempre que tiene ocasión de que las cifras de empleo van razonablemente bien o, al menos, mejor que el renqueante Producto Interior Bruto (PIB). Y así es, porque la afiliación a la Seguridad Social tiró con cierta fuerza durante el pasado año hasta volver a los niveles previos al Covid. Pero eso no evita que los datos de paro sigan siendo preocupantes ni que los logros del Ejecutivo de Pedro Sánchez en su conjunto se antojen un tanto escasos: desde que el actual presidente llegó al Palacio de La Moncloa, la cifra de parados apenas se ha reducido en 163.000 personas, según los datos que ayer publicó Eurostat: de los 3,42 millones de junio de 2018 a los 3,27 millones del pasado mes de noviembre. Y si se atiende a la tasa de paro, ésta sólo ha retrocedido del 15,1% al 14,1% en tres año y medio.

Por el camino, cierto es, la economía española ha sufrido su mayor recesión en tiempos de paz como consecuencia del coronavirus. Pero es igualmente cierto que hasta el momento en el que se desató la pandemia, hasta febrero de 2020, las cifras de reducción de paro habían sido igualmente insuficientes a pesar de los años de bonanza económica de los que gozó el país.

Además, el discurso del Gobierno sobre la recuperación de la afiliación tras la crisis tiene un cierto truco. La importante contratación en el sector público, los trabajadores en Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) y los autónomos con prestación ayudan a maquillas las cifras, pero en el sector privados los datos todavía no han vuelto a 2019. Lo apunta Funcas, que estima que, en términos efectivos, todavía falta más de 100.000 afiliados.

Más. Los mencionados datos que la oficina europea de estadística publicó ayer muestran que tampoco la tasa de paro y el número total de desempleados han superado la crisis. Ambas cifras están ligeramente por encima de la registradas antes del Covid, que es cuando el Ejecutivo de Sánchez alcanzó sus datos más reducidos: un 13,8% de paro con 3,17 millones de personas desempleadas.

Tampoco el desempleo juvenil ofrece precisamente cifras esperanzadoras, aunque España al menos ha logrado dejar de ser el país con la cifra más elevada de Europa. Ese puesto lo ocupa ahora Grecia, con casi un 40% de desempleo entre personas menores de 25 años tras el abrupto rebote registrado en el último mes. La economía española, por su parte, roza el 30% y el número total de jóvenes en situación de desempleo alcanza el medio millón. Y la comparación con las cifras europeas evidencian que, también en este caso, los datos de España doblan las medias de la UE y la Eurozona. Sin embargo, otras potencias como Francia e Italia no son ajenas a este problemas. Tanto es así que el país gobernado por Mario Draghi está cerca de España con un 28% de paro juvenil, y el que lidera Emmanuel Macron llega al 17%.

La publicación de Eurostat se produjo el mismo día en el que la Asociación de Agencias de Empleo y Empresas de Trabajo Temporal (Asempleo) constató que casi la mitad de todos los parados que acumula España son de larga duración. «Además, el 27,5% eran parados de muy larga duración [más de 2 años en búsqueda activa de empleo], lo que equivale a 940.400 personas y el 14,1% eran parados que llevaban más de 4 años en desempleo», lo que supone cerca de medio millón de personas.

Asempleo expone asimismo que «hasta el impacto de la Covid-19 la proporción de parados de larga duración estaba disminuyendo», pero «con el estallido de la crisis y el consiguiente empeoramiento del mercado de trabajo, este indicador ha aumentado». Aun así, el dato retrocedió ligeramente en el tercer trimestre del pasado año.