El pesimismo de los hogares españoles recorta la recuperación del comercio

El pesimismo de los hogares españoles recorta la recuperación del comercio

El pesimismo de los hogares, la inflación y la lenta vuelta del turismo internacional están lastrando los planes de recuperación que auguraba el Gobierno. El consumo, termómetro de la confianza, no ha alcanzado aún los niveles prepandemia, a diferencia de Europa, donde las ventas del comercio incluso superan ya las de 2019.

En los diez primeros meses del año, el comercio en Europa ha alcanzado ya aquellas cifras, con un incremento de las ventas del 4%. Mientras que en España seguimos aún un 4% por debajo, en Francia, donde las restricciones han sido mucho más fuertes, ya crecen un 7% más que en 2019, según cifras facilitadas por la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución, Anged.

En Alemania las ventas del sector también están un 5% por encima de los niveles de 2019, antes de que estallara la crisis sanitaria, y en Italia, han conseguido llegar a aquellas cifras, aunque sin superarlas de momento.

«Algunos mercados más afectados por las restricciones como España e Italia están en camino de poder llegar a esas cifras en los próximos meses», explican desde Anged, que insisten en que el comercio «es el motor de la recuperación económica» ya que es el que facilita la salida al mercado de la Industria, el sector primario y los servicios.

Desde la Confederación Española del Comercio (CEC) preveían acabar el año con las ventas entre el 5-10% por debajo de 2019, pero ómicron y la inflación, que «está afectando mucho al consumo», las situarán alrededor del 15% «en el mejor de los casos».

«Los precios están subiendo y esto obviamente está teniendo un impacto en el consumo», señala Carlos Moreno Figueroa, de CEC, que destaca también que la semana del Black Friday «fue un poco peor de lo previsto».

Que países con más restricciones que España hayan superado ya los niveles de 2019 y nuestro país no se explica por muchos factores. Desde Anged apuntan a que el principal factor es el impacto que ha tenido y sigue teniendo sobre las rentas y la confianza la alta tasa de paro, más alta que la media Europea, lo que afecta a las rentas de los hogares y su capacidad de gasto.

La incertidumbre sobre la economía o la inflación son elementos que tienen también un impacto en el gasto. De hecho, en diciembre la confianza del consumidor en España retrocede al nivel más bajo desde el fin del Estado de Alarma por las expectativas económicas, y aumenta la distancia con la media europea hasta seis puntos

Por último, influye el hecho de que España apenas ha recuperado la mitad de los turistas internacionales que tenía en 2019, lo que lastra el consumo. Esta sexta ola ha frenado esta recuperación incipiente en las llegadas de extranjeros que se empezó a atisbar en los meses de septiembre y octubre.

De cara a esta Navidad, el comercio se ha blindado ante posibles restricciones para parar los contagios de esta sexta ola, la ómicron. Afronta, de hecho, la primera campaña navideña en pandemia sin limitaciones.

Desde Anged y también desde la CEC insisten en la importancia de mantener al sector al margen de restricciones, como motor de la recuperación. «Las medidas de prevención y control adoptadas por las empresas del sector en los últimos dos años, en colaboración con las autoridades sanitarias, se han mostrado efectivas a la hora de garantizar la seguridad», dicen desde Anged.

De hecho, países con una incidencia alta de casos como Alemania, Dinamarca, Austria, Bélgica, Italia, Francia y Portugal «tampoco contemplan endurecer o restringir la entrada a los establecimientos comerciales».