La audiencia de Madrid exculpa a Portobello de estafar a las clínicas dentales que compró

La audiencia de Madrid exculpa a Portobello de estafar a las clínicas dentales que compró

La Audiencia Provincial de Madrid exculpa al fondo de inversión Portobello de estafar a los propietarios de las clínicas dentales que adquirió para conformar el grupo Vivanta. En un auto dictado el pasado 25 de octubre, la Sección Séptima dio carpetazo a uno de los frentes judiciales que tiene abiertos la compañía. En contra de las pretensiones de los denunciantes, la resolución judicial sostiene que no existen indicios de criminalidad por parte de Portobello, a la que exonera de «orquestar un engaño».

Alude, por el contrario, a que una vez adquiridas las clínicas, «el personal incorporado» fue sometido a «nuevas condiciones retributivas que provocaron un incremento de los gastos y, por ende, una disminución de los beneficios». La Audiencia sostiene que «se trataría, en su caso, de una decisión empresarial acertada o no» pero sin relevancia penal. Por lo que no ve indicios de que se haya producido una «manipulación defraudatoria» y remite a los querellantes a la jurisdicción civil si consideran que debe producirse «ajustes en la liquidación del precio pactado».

De esta forma, la Audiencia confirma el pronunciamiento llevado a cabo por el Juzgado de Instrucción número 49 de Madrid, que sostiene que los denunciantes «recibieron una oferta que negociaron y firmaron». Por lo que «conocían perfectamente los términos del contrato así como las condiciones pactadas, entre ellas la forma de integrarse en la sociedad Vivanta y la forma de pago del precio convenido en la operación». Por lo que considera que «no existe ningún indicio del que sostener que mediara un engaño antecedente en la elaboración de los contratos».

Asimismo, destaca que se produjo una «evolución a la baja del negocio de las clínicas desde el segundo cuatrimestre de 2017» que provocó una «tendencia negativa y continuada a la baja de las ventas». También reseña «un incremento de los costes por la laboralización de los doctores de las clínicas y no a una manipulación compartida por el vendedor».

De manera paralela, el mismo Juzgado de Instrucción 49 mantiene abiertas unas diligencias en las que se intenta determinar si, como han denunciado los vendedores de las clínicas, Portobello disponía de una doble contabilidad para minorar el beneficio y rebajar los pagos vinculados al desarrollo de la actividad. Portobello, a través de sus abogados, encabezados por Carlos Aguilar, niegan cualquier tipo de irregularidad así como que hubieran ofrecido a los vendedores una cantidad adicional a las firmadas.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más