La CEOE da el visto bueno a la propuesta del Gobierno sobre la reforma laboral

La CEOE da el visto bueno a la propuesta del Gobierno sobre la reforma laboral

La patronal de empresarios ha ratificado este jueves en su Comité Ejecutivo la última propuesta del Gobierno para reformar el mercado laboral, según han confirmado a EL MUNDO fuentes de la CEOE.

La Junta Directiva de la patronal se ha reunido esta mañana para someter a votación el último borrador que el Ministerio de Trabajo había puesto encima de la mesa, una cita que ha tenido lugar de forma simultánea a sendos cónclaves en los sindicatos CCOO y UGT. El documento, con las líneas generales, ha sido aprobado por la inmensa mayoría -con algunas abstenciones- a falta de conocer el texto definitivo.

Como adelantó ayer este medio, los interlocutores sociales habían convocado este jueves a sus ejecutivas para valorar el preacuerdo que se cerró ayer en la mesa de diálogo, después de nueve meses de intensas negociaciones.

La idea es que, una vez que cuente con el visto bueno de todos, el Gobierno redacte la norma y sea aprobada la semana que viene en Consejo de Ministros, previsiblemente en el ordinario del martes 28.

En caso de no llegar a tiempo, la norma podría aprobarse en un consejo extraordinario el jueves 30 y publicarse en el Boletín Oficial del Estado el viernes 31, para su entrada en vigor el 1 de enero. El Ejecutivo cumpliría así su promesa a la Comisión Europea: aprobara antes de fin de año una reforma del Estatuto de los Trabajadores para luchar contra la temporalidad del mercado laboral.

La ministra portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, no ha querido comentar el posible acuerdo en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros extraordinario celebrado este jueves a la espera de que se confirme el pacto tripartito.

Aunque la norma finalmente no supone una derogación de la reforma laboral de 2012 y es menos ambiciosa de lo que el propio Gobierno pretendía, los sindicatos confían en que se endurezca durante su tramitación parlamentaria.

Han sido muchas las cesiones que los sindicatos han tenido que hacer a lo largo de la negociación para conseguir que la patronal se sumara al acuerdo, de ahí que no haya tanta euforia en las filas sindicales, especialmente en el seno de CCOO, según ha podido saber este medio.