La crisis en la cúpula de Merlin Properties golpea las acciones de la compañía y abre la batalla en la mayor socimi del Ibex

La crisis en la cúpula de Merlin Properties golpea las acciones de la compañía y abre la batalla en la mayor socimi del Ibex

La batalla ha comenzado en el núcleo de la mayor socimi del Ibex 35 y una de las principales empresas inmobiliarias del país. La crisis en la cúpula de gobierno de Merlin Properties amenaza no sólo con provocar un terremoto entre sus directivos, sino con asestar un golpe importante a las acciones de la compañía en bolsa.

Por el momento, este lunes lideran el retroceso del Ibex 35 tras dejarse casi un 6% en las primeras horas de la sesión. Los títulos de la empresa se cambian a 9,012 euros y su capitalización se sitúa en 4.234 millones de euros.

El origen del castigo que los inversores le están propiciando hay que buscarlo en la crisis de gobernanza que lleva tiempo latente y que ha salido a la luz en las últimas horas. Según las informaciones adelantadas por El Confidencial y Expansión, una parte del consejo de administración de Merlin está planteando el relevo de su actual consejero delegado y fundador, Ismael Clemente, tras ocho años al frente de la socimi.

Detrás de ese movimiento estaría Javier García-Carranza, presidente no ejecutivo de la compañía y número tres del Banco Santander, principal accionista de Merlin con el 22,2% del capital. Fuentes del sector aseguran a EL MUNDO que las discrepancias entre García-Carranza y Clemente son un secreto a voces desde hace tiempo, que su relación es insostenible y que son frecuentes los choques en sus decisiones.

Esas discrepancias han dividido en dos a los miembros del consejo de administración, en el que también se sientan Francisca Ortega e Ignacio Gil-Casares, que junto a Javier García-Carranza representan al Santander; Ana Forner en representación de Nortia (6,3% del capital); los consejeros independientes Fernando Ortiz, Ana García Fau, Emilio Novela, Pilar Cavero, María Luisa Jordá, Juan María Aguirre y Donald Johnston, además de Ismael Clemente (CEO) y Miguel Ollero, el director general corporativo (COO).

La situación ha obligado a intervenir a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), que tal y como recoge Europa Press ha pedido explicaciones a Merlin Properties sobre el posible relevo de Ismael Clemente como consejero delegado de la compañía. Fuentes próximas a la socimi han confirmado a este diario que ya han cursado respuesta al supervisor de los mercados.

Merlin Properties está especializada en los segmentos de oficinas, logística y centros comerciales. Obtuvo un beneficio neto de 254,4 millones de euros en los nueve primeros meses del año, lo que supone un incremento del 127,6% respecto al mismo periodo del año pasado pese al impacto del coronavirus, y en este periodo también ha seguido incrementando su nivel de ocupación en todos sus inmuebles tras el paso de la pandemia.

La socimi facturó 381,3 millones de euros en este periodo, un 1% menos, mientras que su resultado bruto de explotación (Ebitda) fue de 277,4 millones, un 0,6% más, mostrando ambos indicadores cierta estabilidad respecto al año 2020.