La OCDE hunde en más de dos puntos su previsión de crecimiento para España y deja en evidencia al Gobierno

La OCDE hunde en más de dos puntos su previsión de crecimiento para España y deja en evidencia al Gobierno

España crecerá un 4,5% este año y la economía no será capaz de recuperar los niveles previos al Covid hasta, al menos, el primer trimestre de 2023. Son las previsiones que hoy ha publicado la OCDE, que suponen un recorte de más de dos puntos desde el 6,8% que estimó en septiembre y que, además, dejan en evidencia que las cifras sobre las que el Gobierno ha construido los Presupuestos están totalmente desfasadas.

Porque además de ese notable recorte, el organismo también reduce el repunte del Producto Interior Bruto (PIB) para el año que viene: será del 5,5%, esto es, más de un punto menos. Y en 2023 la economía comenzará a perder cierto vigor con un avance previsto del 3,8%.

El motivo principal para este duro revés es la revisión negativa que el Instituto Nacional de Estadística (INE) hizo del crecimiento registrado en el segundo trimestre del presente año. El inesperado e histórico recorte cambió sustancialmente el panorama, desatando una cascada de revisiones negativas que incluyen al Fondo Monetario Internacional (FMI) o al Banco de España, que ya ha adelantado que acometerá una rebaja significativa de sus estimaciones.

Todo esto dibuja un contexto que se aleja mucho del discurso del Gobierno, en el que España no es la locomotora del crecimiento después del histórico desplome económico de 2020 y que subraya la lentitud de la economía para recuperarse. Si se compara la situación española con la de Italia, por ejemplo, se observa que el país presidido por Mario Draghi recuperará los niveles pre-covid ya al inicio de 2022, mientras que Francia lo hará al cierre del presente ejercicio y Portugal, a mediados del próximo.

Los analistas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos citan también la necesidad de que el consumo tire con fuerza de la economía, la inflación y la oportunidad que representan los fondos europeos. Los 70.000 millones comunitarios son clave para España, y existen no pocas dudas sobre la capacidad del Gobierno para sacarles el mayor provecho.

La OCDE incluye en las previsiones mundiales que ha presentado este miércoles su estimación de paro y déficit para el periodo 2021-2023. Sobre el primer punto, la evolución esperada del desempleo es la siguiente: 15% este año, 14,2% el próximo y en 2023 todavía será de un 13,6%.

En cuanto a la desviación presupuestaria, en 2023 el dato todavía estará en el 4,2%, mientras que la deuda pública apenas se reducirá del 120% al 116%.

Las estimaciones de la OCDE se ha publicado precisamente apenas unas horas después de que la vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, defendiera en el Congreso que la recuperación económica tras la crisis del coronavirus es «fuerte y sostenida» y no un «rebote pasajero».

En la sesión de control al Gobierno en Congreso, ante una pregunta de la portavoz del PP, Cuca Gamarra, la vicepresidenta ha destacado que la previsión de la Comisión Europea para España pasa por un crecimiento medio del 5% en tres años: «Ese tiene que ser nuestro objetivo, que no haya un rebote pasajero, sino una recuperación fuerte y sostenida en el tiempo», ha afirmado según informa Europa Press.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más