La subida de precios de los alimentos y la gasolina disparó el IPC un 5,5% en noviembre

La subida de precios de los alimentos y la gasolina disparó el IPC un 5,5% en noviembre

El encarecimiento de los alimentos y la gasolina en el mes de noviembre impulsó el IPC un 5,5%, su mayor subida desde septiembre del año 1992 pero una décima menos de lo que había adelantado el Instituto Nacional de Estadística (INE) a cierre de mes, según ha confirmado este miércoles este organismo.

Se confirma así la tendencia al alza de la inflación, que sigue subiendo por culpa de bienes necesarios para el consumo de las familias como el combustible para el coche o los alimentos, algo especialmente lesivo para las economías domésticas a las puertas de la Navidad.

Según ha detallado el INE, la subida de precio de los alimentos y las bebidas no alcohólicas, que son ahora un 3,3% más caros que hace un año, contribuyeron con más de un punto y medio al crecimiento de la inflación general, sobre todo por el precio de las frutas -que en el mismo mes del año pasado se depreciaron- y por la subida del precio de la carne.

Influyó también el precio de los carburantes, que encarecieron el transporte un 13,5% en noviembre y también contribuyeron a la subida general de la inflación.

La electricidad, sin embargo, ejerció una influencia negativa en el índice ya que, aunque la luz está batiendo récords de precios se compara ya con un periodo de 2020 en el que ya había subido de precio.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más