La turbulenta vida de «La mona Jaller», la estafadora encarcelada que recibió la eutanasia en Colombia

Redacción BBC News Mundo

49 minutos

Fuente de la imagen, Policia Nacional

De acuerdo al Instituto Nacional Penitenciario de Colombia (INPEC), Giselle Jaller Jabbour, más conocida como la «mona Jaller», murió este jueves después de que se le practicara la eutanasia en un centro asistencial, pero bajo la vigilancia de las autoridades carcelarias.

La «mona Jaller» (en Colombia se le dice monos a los rubios) se había hecho famosa en Colombia debido a varios escándalos de fraude, especialmente a las fuerzas militares del país sudamericano durante la década del 90.

Según señalaron el INPEC y varios medios locales, a Jaller, que tenía 62 años, se le aplicó la eutanasia debido a una enfermedad que la aquejaba y que le causaba fuertes dolores.

Estaba recluida en la cárcel del Buen Pastor de la capital colombiana después de haber sido capturada en 2019 por delitos de falso testimonio y falsificación de documentos.

El Inpec señaló que no se informaría de la enfermedad que aquejaba a Jaller y que había sido la justificante del procedimiento.

«Dicho procedimiento fue realizado en cumplimiento al derecho que le asiste a la PPL (persona privada de la libertad) a morir con dignidad, de acuerdo con la sentencia C233 de 2021 proferida por la Corte Constitucional y la Resolución 971 de 2021 emitida por el Ministerio de Salud y Protección Social», señaló en un comunicado enviado al diario colombiano El Tiempo.

Fuente de la imagen, Anadolu Agency

La eutanasia en Colombia fue despenalizada por la Corte Constitucional en 1997, pero solo hasta 2015 se realizó el primer procedimiento en el país.

Giselle Jaller se hizo conocida en Colombia durante los años 90 debido a un caso de fraude que involucró a altos mandos militares.

Por entonces, Jaller se hizo pasar por una exitosa empresaria que en 1993 logró convencer a los oficiales de alto rango encargados de las compras de indumentaria de las Fuerzas Militares de darles contratos cercanos a US$200.000 de la época.

Uno de esos contratos era para la fabricación y suministro de pertrechos militares. Un hecho inusual dentro de las fuerzas armadas ya que Industrias Militares Colombianas (Indumil) era la única empresa autorizada para fabricar cualquier tipo de armamento en Colombia.

De acuerdo a varias versiones, Jaller cobró el dinero, pero nunca hizo entrega del material.

Y a pesar de esto, de nuevo se le confió el suministro de sables para los cadetes de la Escuela Militar José María Córdova.

Pero el ministerio de Defensa se dio cuenta de la estafa anterior y canceló los contratos.

Pero eso no detuvo a Jaller. En 1995 volvió a los estrados judiciales después de que el Banco Ganadero (actual BBVA) la denunciara por haber utilizado el nombre de su hermana, Rolla Jaller.

Fuente de la imagen, Getty Images

Según la denuncia, Jaller había falsificado la identidad de su hermana dentro de las actas de socios de la empresa Inter Terra, para solicitar créditos, que fueron cancelados una vez se conoció la trama fraudulenta.

Sin embargo, a pesar de sus intentos de estafa durante esos años, nunca fue enviada a prisión Y además, tal como revela una investigación hecha por el Washington Post, Jaller intentó continuar sus actos delictivos en EE.UU.

Allí intentó hacerse pasar por amiga cercana del entonces presidente Donald Trump y del líder egipcio al Sisi, con el objetivo de realizar varias estafas.

Con estos antecedentes, en 2017 Interpol emitió una circular roja para su captura, que ocurrió en 2019, en un barrio de Bogotá.

Ya en prisión, Jaller afrontó los procesos judiciales por las estafas al ejército y al banco BBVA.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.