Las fábricas españolas hacen acopio récord de materiales y agravan la tensión de las cadenas de suministros

Las fábricas españolas hacen acopio récord de materiales y agravan la tensión de las cadenas de suministros

Las factorías españolas procuran llenar sus almacenes de productos intermedios, ya que la escasez de suministros ya ha llevado a algunas de ellas a tener que parar la producción. Para evitar que esto suceda, intentan comprar por adelantado lo que necesitarán los próximos meses, a pesar de que los precios suben a ritmos históricos.

La industria en España dedicó esfuerzos en diciembre a abastecerse y llenar sus almacenes de stock de las materias primas y los insumos necesarios para su producción, en un ejercicio de previsión que a su vez agrava la tensión en la cadena global de suministros.

Así se deduce del último índice PMI publicado este lunes por la consultora Markit, que ha detectado en España un aumento de los desafíos relacionados con la oferta y los precios en el sector manufacturero.

El crecimiento de la producción aumenta, pero los nuevos pedidos disminuyen; los plazos de entrega se alargan a un ritmo considerable y los precios continúan subiendo en el sector, según las conclusiones clave de la firma.

«La escasez de insumos impuso cierta restricción en las capacidades productivas, y las empresas continuaron esforzándose por abastecerse de insumos y reforzar los stocks siempre que les fue posible. Es probable que dicha compra anticipada de productos agrave la presión en las cadenas de suministro, ya de por sí tensas», admite Paul Smith, director de Economía de Markit.

El índice PMI se situó en el 56,2 en diciembre, por debajo del 57,1 en noviembre lo que demostró una desaceleración en el sector industrial. «El ritmo de crecimiento fue el más lento registrado desde febrero pasado en medio de algunos informes de que el incremento de precios está teniendo un efecto adverso en los niveles de ventas«, explican.

Las subidas de costes que sufrieron las empresas empezaron a trasladarse en diciembre a las tarifas cobradas a los clientes. De hecho, el incremento de precios de los productos terminados fue el más alto de la serie sólo ligeramente por debajo del que se registró en noviembre.

«Las empresas encuestadas comentaron que la gran mayoría de materias primas han subido de precio, al igual que los costes relacionados con la energía, la electricidad y los servicios de transporte«, señalaron.

De cara a futuro, las empresas industriales del país se mostraron optimistas y esperan que la producción siga aumentando en 2022. Eso les llevó a impulsar una ronda de contratación y se registró un modesto crecimiento del empleo.

No obstante, siguen preocupadas por los problemas de suministro y los aumentos de precios como factores que probablemente tendrán un impacto adverso en el comportamiento del sector en los próximos meses.

«Tales inquietudes ayudaron a explicar el continuo esfuerzo en hacer acopio de cualquier tipo de insumo disponible en las unidades de los proveedores. Las empresas registraron el tercer aumento más fuerte de los stocks de materias primas y de productos semielaborados en la historia del estudio en diciembre», subrayan.