Los maquinistas alertan tras los últimos descarrilamientos de Pajares: «Las vías están sujetas con pinzas»

Los maquinistas alertan tras los últimos descarrilamientos de Pajares: «Las vías están sujetas con pinzas»

Transportes Herido el maquinista de un tren de mercancías al descarrilar y chocar contra una roca en el puerto de Pajares

Poco más de 24 horas en cuatro días ha estado abierto el acceso por tren desde Asturias a la Meseta. El pasado viernes eran dos vagones de mercancías los que descarrilaban en la rampa de Pajares, rompiendo varias traviesas y cortando el acceso. El transporte de mercancías quedaba paralizado y los pasajeros obligados a hacer el trayecto desde y hacia León en autobús.

La situación se repite con más frecuencia de la que les gustaría a los maquinistas a los mandos de las locomotoras. De hecho, el tráfico se restableció la noche del sábado y en la madrugada del domingo un argayo volvió a cortar el paso. Esta vez la situación fue más grave ya que resultó herido de gravedad el maquinista de 60 años al chocar el tren que conducía a las 5:45 en dirección León contra las rocas caídas a la vía a la entrada del túnel de Robledo, cerca de Puente de los Fierros.

«La infraestructura en esta zona está muy deteriorada y carente de mantenimiento. Falta inversión por olvido y dejación«, denuncian desde Semaf, el Sindicato Español de Maquinistas y Ayudantes Ferroviarios, en conversación telefónica con EL MUNDO. Aseguran que la situación se ha ido degradando en los últimos 12 años de manera paralela a la construcción del túnel de alta velocidad que debería estar operativo desde hace más de una década, pero que sigue cerrado. «Han dejado olvidada la vía convencional, que sigue siendo la ruta que hacen a diario varios trenes de mercancías y también de pasajeros, y cada mes hay incidencias de este tipo«, añaden.

Y tras cada incidencia hay, como mínimo, un periodo de cortes y retrasos que afectan a todo el tráfico que pasa por ese punto. El maquinista del pasado domingo quedó atrapado entre los hierros y tuvo que ser excarcelado por los bomberos en una tarea que se prolongó durante más de tren horas. Tiene varias costillas rotas y policontusiones y se encuentra hospitalizado, aunque según Renfe, su vida no corre peligro. El convoy transportaba bobinas de metal de gran tonelaje. Cinco vagones descarrilaron y perdieron parte de su carga.

Las comunicaciones vuelven a estar por tanto cortadas, sin fecha de apertura ya que se trata de una zona muy complicada a la que cualquier maquinaria solo puede acceder por las mismas vías del tren. De nuevo las mercancías interrumpidas y los viajeros del Alvia en autobús hasta y hacia León.

Ante esta situación, que se repite cada vez que las condiciones del tiempo son adversas en Asturias y León el comité de empresa de Renfe vuelve a advertir que la situación es «muy preocupante» en la rampa de Pajares, una infraestructura construida hace ya 137 años que desde hace tiempo «apenas tiene mantenimiento», asegura Francisco Barros, presidente del Comité de Empresa de Renfe en Asturias. «Se la quiere dejar morir porque la idea es que sea sustituida por la variante por donde circulará la alta velocidad para la que en Asturias no hay fecha fija, pero mientras, lamentan desde el comité de empresa, «no se la puede tener así».

Critican que en los próximos Presupuestos generales no haya «ni un solo euro a esta infraestructura» que es vía de comunicación con la Meseta y por la que circulan cada día vagones de gran tonelaje, y «lo que nos preocupa más entre ocho y diez trenes de pasajeros», insiste Barros.

«No podemos decir que no haya mantenimiento, pero es el justito, y los problemas vienen cuando pasa una semana lloviendo o nieva, algo muy habitual en el puerto de Pajares. Los árboles por el peso de la nieve caen sobre la catenaria o sobre la vía».

Aseguran que llevan tiempo diciéndolo y advirtiéndoselo a Adif. «Como sigan así las cosas puede haber una desgracia, la estamos rondando«, asegura Barros.

A esta situación se suma que en las cercanías no están mucho mejor. En pasado fin de semana fueron numerosos los cortes, retrasos y cancelaciones de trenes debido a distintas incidencias.

Desde Adif alegan que «nunca mantendrían ninguna línea abierta si supusiera un riesgo para las personas o el tránsito de mercancías» y que mientras el túnel de alta velocidad no esté operativo «harán lo necesario para que esas vías y toda la infraestructura ferroviaria de la zona «esté en correcto estado». «Nuestra tarea es mantener todas las instalaciones en correctas condiciones de explotación», responden fuentes del gestor a este diario.

Sobre el último incidente registrado en la zona de Pajares, fuentes del operador explican que está «en un terreno orográfico complejo» y que a eso se ha sumado la «climatología adversa» de los últimos días. No obstante, explican que «tendrán que investigar por qué se ha producido el desprendimiento y, llegado el caso, si hay que tomar alguna medida correctiva».

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más