Más de la mitad de las empresas afirma ya que subirá sus precios en 2022

Más de la mitad de las empresas afirma ya que subirá sus precios en 2022

El fuerte incremento de los precios energéticos y los cuellos de botella en las cadenas de suministro industriales están teniendo ya un claro impacto en los precios de los productos y van a seguir teniéndolo en el año 2022. Más de las mitad de las empresas españolas reconoce ya en una encuesta realizada por el Banco de España que el próximo ejercicio tendrá que elevar el precio de sus productos al consumidor final para repercutirle el el incremento de sus costes, el doble de compañías de las que ya reconoce haberlo hecho en la recta final de este año.

Este escenario empeora las expectativas de inflación en España para el año que viene tras alcanzar en noviembre el registro más alto en tres décadas. La conclusión a la que llega la institución financiera es que una gran parte de las empresas han absorbido hasta ahora el aumento de sus costes a costa de su margen de beneficios ante la expectativa de que la crisis fuera coyuntural, pero eso tiene un límite.

En concreto, en el cuarto trimestre de este año casi un 30% de las empresas encuestadas afirma ya haber tenido que subir sus precios, 10 puntos porcentuales más que en el trimestre anterior. Mirando al futuro inmediato, son ya un 44% las compañías que prevén tener que hacerlo en los tres primeros meses de 2022 y cerca del 60% las que lo harán en el conjunto del ejercicio.

Otro de los factores que los empresarios señalan como argumento para elevar sus precios será el previsible incremento de los costes laborales en 2022. Casi dos tercios de las compañías creen que sus empleados les saldrán más caros el año que viene, ya sea por el incremento de los salarios vinculado a la inflación -esté año suben de media un 1,5%-, a la falta de mano de obra en sectores como la agricultura o la construcción, al incremento de las cotizaciones aprobado recientemente por el Gobierno para financiar el agujero de las pensiones o los cambios en normativa laboral que puedan derivarse de la reforma que el Ejecutivo tiene previsto aprobar antes del 31 de diciembre.

La situación ha cambiado enormemente en apenas un año, cuando la encuesta realizada por el Banco de España destacaba una reducción de los precios y los márgenes empresariales en un contexto de fuerte caída de la demanda por el impacto de la crisis. Aunque el consumo sigue aún lastrado por las restricciones sanitarias, las compañías creen ahora que ha llegado el momento de recuperar costes, aunque el estudio concluye que estos no serán repercutidos en su totalidad en la mayor parte de casos.

«En conjunto, los incrementos previstos para los precios de venta siguen siendo inferiores a los observados en el coste de los consumos intermedios, lo que apuntaría a una compresión de los márgenes empresariales», apunta el informe elaborado por la Dirección General de Economía y Estadística.

La respuesta de las empresas también ilustra cómo las compañías cada vez están menos preocupadas por las incertidumbres vinculadas a la evolución de la pandemia y, sin embargo, crece el temor a que la actual crisis energética y de suministros perdure más de lo previsto y complique el ejercicio 2022.

Gran parte de las compañías confiaban en haber recuperado este año la facturación prevista por la pandemia, pero el frenazo de la economía va a retrasar esa mejoría al año que viene o incluso más allá. De hecho, un 40% de las respuestas asegura que no sabe si será capaz de volver a los niveles de facturación preCovid ni siquiera el año que viene.

.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más