«Me he tenido que esconder de la gente que se quedaba mirándome en espacios públicos»

Las personas que viven con desfiguraciones o marcas corporales notorias sufren de una particular forma de vulnerabilidad que puede ser iniciada por una simple mirada poco consciente de los demás.