Mónaco acoge el Energy Boat Challenge, la competición que apuesta por la innovación energética y la sostenibilidad

Mónaco acoge el Energy Boat Challenge, la competición que apuesta por la innovación energética y la sostenibilidad

El deporte es, desde su nacimiento, motor de cambio en la sociedad. Por eso, en un momento en el que cobra más importancia que nunca tomar conciencia con el medioambiente, el Club Náutico de Mónaco (YCM), en colaboración con la Fundación Príncipe Alberto II de Mónaco, organiza la undécima edición del Monaco Energy Boat Challenge.

Se trata de una competición, entre el 1 y el 6 de julio, que promueve la propulsión alternativa, la sostenibilidad y la innovación energética en la industria náutica. «Con investigación y desarrollo compartidos en materia de código abierto, junto con desafíos hídricos, charlas tecnológicas y conferencias, esta reunión apoya la transición energética para construir el futuro de la navegación de recreo», ha subrayado Bernard d’Alessandri, secretario general de YCM.

Los participantes se miden en distintas pruebas y carreras enmarcadas en cuatro categorías distintas: clase Energía, en las que el objetivo es diseñar la cabina y el sistema de propulsión más eficientes y duraderos, utilizando energías alternativas para un máximo de 10 kWh almacenados a bordo, clase Solar, que debuta este año en el evento y cuyos barcos deben emplear solo energía solar, clase Mar Abierto y Rally de Barcos Eléctricos, y Sea Lab, que también se estrena.

Un total de 50 equipos participarán en la prueba que reunirá a 31 universidades de renombre, entre ellas la Universidad Politécnica de Madrid o la Universidad de Vigo, como representantes españolas, la Universidad de Cambridge o la Universidad de Exeter, de Inglaterra, la Universidad de Bolonia, ganadora en los últimos tres años, la Universidad Politécnica de Milán o la Universidad Técnica de Berlín, entre muchas otras, y contará con un total 25 naciones participantes, incluidas Canadá, Croacia, Francia, Portugal, Perú, Chile, China, Indonesia o Mónaco.

Además, este año por primera vez uno de los barcos de la categoría ‘alzará el vuelo’. Y es que la prestigiosa Universidad de Cambridge debuta con un ambicioso proyecto que implica la implementación de láminas: igual que las pequeñas alas situadas bajo el casco de un barco, vuelan literalmente sobre la superficie del agua, lo que aumenta considerablemente la velocidad que puede alcanzar.