Y Kylian Mbappé, el hombre de las mil calabazas, le dijo sí al Real Madrid

0
Y Kylian Mbappé, el hombre de las mil calabazas, le dijo sí al Real Madrid

No se recuerda algo parecido en el planeta fútbol, una historia de amor recíproco no correspondido durante tanto tiempo. El frío comunicado de la tarde de este lunes por fin reúne en el mismo camino al Real Madrid y Kylian Mbappé. Han sido siete años de insinuaciones, declaraciones a talonario abierto y muchas calabazas. Tantas que la afición madridista llegó a pensar, y aún piensa mucha de ella, que tanto rechazo no merecía un gramo más de interés. Su equipo, Champions a Champions, le daba la razón.

El primer ‘no’ llegó en 2017, cuando Mbappé ya apuntaba a prodigio del fútbol y comenzaba su andadura en el Mónaco. Aquel verano, el Madrid centró su atención en la joven promesa gala, a la que llegó a tener atada por 214 millones de euros: el fichaje más 34 millones en impuestos, según se sabría después. Todo estaba hecho e incluso el club monegasco prefería que el jugador saliera de Francia para no tener que competir contra él en la competición doméstica. Finalmente, Mbappé se quedó en su país para fichar por el PSG. Comenzaba un camino de desavenencias muy largo por recorrer.

El segundo capítulo comienza a escribirse en 2021, un año antes de que el delantero acabara contrato con el club parisino. El Real Madrid volvió a intentar su fichaje y puso 180 millones de euros sobre la mesa, que poco después llegaron a ser 200. La oferta era real y la contestación del PSG ni existió. Por entonces, ya no había relación entre Florentino Pérez y Al Khelaifi. Mbappé, como siempre ha hecho, ponía ojillos a ambos lados: se dejaba querer por uno y otro.

Y llega el verano de 2022. Mbappé termina contrato con el PSG y rechaza cada una de sus ofertas de renovación. En el Real Madrid casi dan por hecha su llegada y no hay día sin un nuevo detalle sobre su futuro más cercano: aquí jugará, esto cobrará, allí vivirá…

Pero unas semanas antes de la esperada decisión, el ambiente cambia y Kylian comienza a dudar y enviar mensajes contradictorios. Francia, en el más amplio sentido de la palabra, se vuelca para que su símbolo se quede en el país y el propio Macron se involucra en la empresa de convencerlo. La otra parte llega desde Qatar: un océano de dinero para él -83 millones de euros al año sin contar una prima de renovación por encima de los 100 millones- y para toda su familia.

Hasta el último instante persiste la duda pero el destino ya está sellado. Mbappé dice que sí, que se queda. Por tercera vez, el Madrid se queda compuesto y sin novia, cuando ya la acariciaba con los dedos.

La historia está aún lejos de acabar y es el propio Mbappé quien insiste en mantener el libro abierto y con un final por escribir. Apenas ha comenzado la temporada cuando se filtra que no está contento, que lo prometido no se ha cumplido y que sopesa la idea de irse. Él, como tantas veces, sale tajante a desmentirlo y a vanagloriarse de que mantendrá su palabra y se quedará en el PSG… por ahora. Es la coletilla mágica que no ha dejado de repetir durante toda esta temporada. Su palabra, a estas alturas, goza de poca credibilidad.

Desde París, como también es obvio, se comienza a percibir con hastío y enfado cada movimiento del ‘clan Mbappé’ y toma cuerpo la idea de venderlo este mismo verano. La razón es evidente: si Kylian se marcha en 2024, todo el dineral viajará a sus bolsillos; si hace las maletas ahora, el millonario traspaso lo cobrará el club. Finalmente, Mbappé se queda en 2023 porque el PSG se niega a hablar con el Real Madrid. Otra cobra. Florentino, hace casi un año, avisa: «Este año no».

3 junio de 2024. Mbappé dice que sí, que esta vez sí que sí. ¿Habrá merecido la pena esperar tanto?

Deja una respuesta